Tipos de dolor por cáncer

El dolor es un mecanismo de defensa que el cuerpo utiliza para señalar la presencia de una amenaza. Es un lenguaje que usa tu sistema nervioso para alertarte sobre un problema y motivarte a tomar medidas para evitar un daño mayor a tu cuerpo. Por ejemplo, si pones la mano sobre algo caliente, un mensaje provoca tu reacción inmediata de apartar la mano.

El dolor por cáncer es común en las primeras etapas de la enfermedad y ocurre en el 30-50% de los pacientes con cáncer en esta etapa. El dolor es un síntoma presente en el 64% de todos los diagnósticos de cáncer y, a menudo, permiten que las personas reciban un tratamiento oportuno. En las etapas avanzadas del cáncer, el dolor está presente en el 70 a 90% de los pacientes con enfermedad avanzada, metastásica o terminal.

Todos experimentan el dolor de manera diferente y la forma en que se presenta y evoluciona durante el curso de la enfermedad es única, manifestándose con diferente frecuencia e intensidad.Siendo también muy diferente como lo siente y gestiona cada paciente. Una distinción importante es entre el dolor crónico (que está presente continuamente) y el dolor agudo (que surge repentinamente con una intensidad muy alta).

Esta aplicación se diseñó para realizar un seguimiento de los episodios de dolor agudo, al que los médicos comúnmente denominan Dolor Irruptivo Oncológico ( breakthrough cáncer pain abreviado como BTcP - DIO). BTcP se definió por primera vez en un artículo científico de 1990 como "un aumento transitorio del dolor a una intensidad mayor que moderada (es decir, a una intensidad de" severo "o" insoportable "), que se produce en un dolor inicial de intensidad moderada o leve”.

El BTcP es un brote severo de inicio rápido, temporal (la duración promedio es de 30 minutos) de un dolor subyacente para el cual ya se está tomando terapia. El BTcP se puede controlar con terapia adicional, pero para identificar la intervención adecuada, tu médico necesita tener información detallada sobre tus episodios de BTcP.